Ricardo Salinas Pliego

Ricardo Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.
"Tenemos la obligación de imaginar un mejor futuro y después buscar la forma de llegar a él."
¿Quien es? / Familia
regresar

Hugo Salinas Rocha y Familia

Hugo Salinas Rocha comenzó en S&R trabajando en la fábrica como obrero, y cuatro años más tarde ya era gerente de la tienda de la ciudad de México, fundada en 1933, en la calle de Tacuba. Estudió en EE. UU. con el propósito de adquirir conocimientos que le permitieran poner dentro del negocio más énfasis en el comercio que en la industria. Instituyó precios fijos, instauró el horario corrido y mejoró el sistema de crédito implantado desde el inicio. Con estas sencillas medidas comenzó la transformación del comercio en México.

Las ventas superaron la capacidad de producción de las fábricas de Monterrey. Fue entonces cuando se empezó a importar mercancía y a comercializar línea blanca. Hugo Salinas Rocha comenzó a hacer promoción de ventas en forma regular y a exhibir los precios a la vista –otro cambio en el sistema de comercio al menudeo en México. La economía del país y la estabilización política favorecieron en gran manera el desarrollo de Salinas & Rocha. El local de avenida Juárez, junto a la Alameda Central, se convirtió en la matriz y símbolo de la empresa.

En 1948, cuando Salinas & Rocha ya contaba con 20 tiendas, Benjamín Salinas Westrup sufrió un segundo infarto, y este hecho desencadenó ciertas diferencias entre los fundadores de la empresa y los miembros de la segunda generación que tenían maneras de trabajar muy distintas. A raíz de estas diferencias, Hugo Salinas Rocha fundó, en sociedad con Donald Stoner, Radiotécnica S.A., una fábrica de radios con tecnología de punta. Stoner dejó la sociedad y Hugo Salinas invitó a integrarse a los ingenieros Eduardo Antonio Veytia y Guillermo de la Peña. Juntos diseñaron todo tipo de radios, desafortunadamente, tenían diversos problemas técnicos y Hugo Salinas decidió deshacerse de los aparatos. Posteriormente, Salinas Rocha mandó llamar al ingeniero Raúl Padilla Valero para que diseñara una radio que funcionara bien.

Después de algunos intentos, el ingeniero logró hacer funcionar finalmente un modelo de radio, y Hugo Salinas Rocha decidió volverlos a comercializar, pero antes quiso cambiarle el nombre para no conservar la mala fama que pudiera haberle traído los aparatos defectuosos de la generación anterior. Fue así como surgió el nuevo nombre de la compañía, Elektra.

Elektra Mexicana S.A. de C.V. nació en octubre de 1950 con una fábrica de dos plantas de 700 metros cuadrados cada una. Elektra se convirtió en uno de los actores principales de la modernización y un promotor del bienestar general.

En Elektra, Hugo Salinas Rocha comenzó a importar de Estados Unidos televisores desarmados que posteriormente vendía en las tiendas Salinas & Rocha bajo la marca Imperial, hasta que más tarde la empresa decidió fabricar sus propios televisores, mismos que resultaron un gran éxito. Sin embargo, a pesar de que la venta de televisores impulsó en gran manera a Elektra, la dura competencia con otras marcas muy reconocidas impusieron la necesidad de comercializarlos fuera de los canales de distribución tradicionales. Para ello, contrataron vendedores que, de casa en casa, ofrecían televisores por catálogo y en abonos. Pero en febrero de 1961, el Consejo de Administración de S&R, a pesar de los resultados positivos de la compañía, decidió remover a Hugo Salinas Rocha de su cargo como director general cuando la cadena tenía 38 tiendas y constituía el competidor principal de Sears. Entre las razones de la destitución se hallaba la agresiva manera de manejar la empresa, a pesar del gran éxito obtenido. A partir de ese año, se acordó que ningún miembro de las familias fundadoras podía ocupar la dirección de Salinas y Rocha, quedando relegada su participación a ser miembros del Consejo de Administración.

Salinas y Rocha, por su parte, continuó creciendo de manera sorprendente con tiendas de formato austero en barrios populares. En Salinas y Rocha se establecieron algunas tradiciones corporativas importantes que aún se mantienen en Grupo Salinas, este es el caso de las convenciones anuales de empleados.