Foto RBS

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.

Contador Público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, cuenta con una Maestría en negocios por la Universidad de Tulane; sin embargo, no cree que los títulos académicos otorguen conocimiento por encima de la experiencia. Desde muy joven desarrolló su instinto empresarial en diversos negocios. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Lector apasionado de la historia, sus personajes, el arte, la ciencia, la tecnología así como los negocios y finanzas, gusta de compartir sus intereses y no duda en manifestar su opinión sobre diversos temas de interés, como lo hace regularmente en su blog. Sus ideas las ha expuesto el Foro Económico Mundial de Davos, en The Young President’s Organization, The Economist Mexico Business Roundtable, el Instituto de las Américas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, UCLA, TED, CAP, The Aspen Institute, The New York Forum, Universidad de Michigan, Universidad de Georgetown y la Escuela de Negocios de Harvard, donde usualmente trata asuntos relacionados con liderazgo, globalización, gobierno corporativo y las oportunidades en la base de la pirámide.

www.ricardosalinas.com
English Español
Entradas Recomendadas
Últimas entradas
Ver todas las entradas
Categorías

 

El miedo al fracaso

losvientoshancambiado

“Es duro fracasar, pero es todavía peor no haber intentado nunca triunfar”.

Theodore Roosevelt

Me gusta empezar el año con alguna entrada que nos inspire, especialmente en este 2017 en que “los vientos han cambiado”. El foro TED siempre ofrece pláticas interesantes e inspiradoras, de las cuales, típicamente selecciono algunas para comentar en este espacio.

Es el caso de la conferencia que ofreció hace unos años Brené Brown, quien ha dedicado parte de su vida a la investigación de la vulnerabilidad y la vergüenza. Esta última se relaciona con una emoción que impide a miles de personas superarse: el miedo al fracaso.

La especialista define la vergüenza como una epidemia de nuestra cultura de la que nadie quiere hablar pero que se esconde detrás de diversas conductas que limitan el crecimiento humano. Vamos por partes.

Brown se refirió a una cita del ex presidente de Estados Unidos, Theodore Roosevelt, que a continuación transcribo:

“No es el crítico el que cuenta, ni el que señala cómo tropezó el hombre fuerte o cuando el hacedor de los hechos podría haberlo hecho mejor. El reconocimiento pertenece al hombre que está realmente en la arena, cuyo rostro está desfigurado por el polvo y el sudor y la sangre, aquél que se esfuerza con valentía, que se equivoca y se queda corto una y otra vez, porque no hay esfuerzo sin error o deficiencia, aquél que sabe de grandes entusiasmos, de grandes devociones y se sacrifica por una causa digna, que quizá logra al final conocer el triunfo y que, en el peor de los casos, si fracasa, al menos lo hace por atreverse a mucho, de modo que su lugar nunca estará con aquellas almas frías y tímidas que no conocen ni la victoria ni la derrota.”

Como escribí recientemente, estoy convencido de que de esto se trata la vida, de aventarse a la “arena”, estar preparado a recibir golpes y si te caes, levantarte y seguir peleando.

Pero, mucha gente no se sube al ring, no se atreve a confrontar los retos de la vida por vergüenza, o el simple miedo al fracaso, que acecha como un fantasma que te dice que no eres lo suficientemente bueno, inteligente o talentoso cuando estás por entrar al ring: cuando estás por ganarte a un cliente, por cerrar un trato, por hacer esa presentación ante tu jefe.

Cuando esto sucede, no hay crítico más implacable que nosotros mismos. Para muchos resulta cómodo no atreverse a enfrentar los desafíos hasta estar lo “suficientemente preparados, fortalecidos, protegidos”, pero eso nunca ocurre, porque no existe un momento ideal.

Entonces, en esta vida necesitamos ser audaces, osados, valientes. Hablando en términos de nuestros valores, es cuando debemos “ejecutar”, sin miedo al fracaso.

Resulta revelador que, de acuerdo a lo investigado por la doctora Brown, la vergüenza varía de acuerdo al género. En el caso de las mujeres, la vergüenza es como una camisa de fuerza formada por una red de expectativas conflictivas e inalcanzables acerca del deber ser. Mientras que para los hombres, se resume en el miedo a ser percibido como débil.

Pero en ambos casos el camino para salir de este conflicto es el mismo: entender cómo nos afecta en lo personal, en la forma en la que nos relacionamos con los demás y en nuestro ambiente laboral.

Brown plantea que se requieren tres elementos para que la vergüenza crezca: secreto, silencio y juicio. Ante ello, un primer paso y parte del antídoto para entender cómo nos afecta es la identificación mental y afectiva entre las personas (empatía).

Para llegar a esta identificación, juega un papel fundamental la vulnerabilidad, el otro hilo conductor de los estudios de Brown. Tras entrevistar a cientos de personas, la investigadora concluye que hay un mito profundamente peligroso en torno a la vulnerabilidad: que es sinónimo de debilidad.

Por el contrario, Brown afirma que la vulnerabilidad es la medida más exacta de nuestra valentía. La define como un riesgo emocional que hay que correr como parte del camino de la innovación, la creatividad y el cambio. El atreverse a crear, a proponer, a cambiar, genera vulnerabilidad, porque nos dejamos ver por los demás.

Séneca dijo: “No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas”. Entonces, este 2017 tomemos la iniciativa de subir al ring y enfrentemos valientemente los retos que nos plantea la vida. Al final, nos recordarán por lo que hicimos y no por lo que dudamos hacer.

Entradas Relacionadas:

Comentarios [16]
Comentar

Comentando en el Blog: El miedo al fracaso

Mostrar/Ocultar reglas para comentar

¿Estás de acuerdo con las reglas de publicación?

Nombre  
Dirección de Correo Electrónico  
Ubicación  
Su comentario  

07.marzo.17
Jose Luis Garcia Gonzalez, ixtapaluca:

Sin duda alguna, el principal medio para poder superar algo somos nosotros mismos y este artículo nos hace reflexionar que en realidad, el no atreverse a hacer las cosas muchas veces es el paso mismo para no conseguirlas. Perdamos el miedo al fracaso y hagamos las cosas por la empresa y para nosotros.

13.febrero.17
Oscar, Toluca:

Antes que nada quiero agradecer por las palabras escritas en este blog, las cuales me hicieron reflexionar que depende de uno el temer al fracaso: hace algunos días recibí una negativa y no había hecho una pausa para reflexionar de lo fuerte que soy por las veces que he caído y por las que me he levantado para continuar y cada vez que salgo de ese "bache", en lo único que pienso y me hace seguir adelante es "el alcanzar el objetivo".

01.febrero.17
Rodrigo, Mexico City:

This topic reminded me of another TED Talk, that impressed me very much: https://www.youtube.com/watch?v=Lp7E973zozc&t=313s

23.enero.17
Roberto , Mexico:

Es importante, con determinación, estar convencido de que SÍ SE PUEDE. Esto te lleva con un margen de lograr el objetivo. Te sorprenderás de la fuerza y fortaleza que tú mismo sentirás de lo bien que lo estás haciendo y que estás dispuesto para dar y recibir, que no te dejará pensar en miedos o fracasos, sino en el buscar el éxito que se vuelve más fácil de lo que fue en el inicio. En el día a día vas logrando, paso a paso con firmerza mental, convencido de que eres el mejor, con ideas, con inteligencia.

17.enero.17
Moisés Juárez González, Puebla 237 Col. Roma.:

"Esfuérzate y sé valiente", valentía y esfuerzo, atributos con los que se debe de contar para ingresar al ring día a día, sin duda caeremos una que otra vez, pero el secreto está no en no caer, sino en levantarse y continuar en cada caída.

17.enero.17
LuisGr, CDMX:

En efecto las personas son capaces de salir adelante siempre y cuando lo quieran hacer, el problema está en que muchas veces se dejan influenciar por lo que les dicen los demás y se lo creen tanto que los bloquean.

16.enero.17
Humberto García Salazar, Guadalajara, Jal.:

Como pequeño empresario, valoro mucho su artículo. 53 años luchando con caídas y levantadas, el cuero se curte y se hace más resistente. Así, mientras Dios quiera, seguir adelante sin miedo al fracaso que es una parte muy importante de nuestras vidas. Muchas gracias y adelante.

14.enero.17
Ismael castañon vite, Zapopan jalisco:

Totalmente de acuerdo. Yo creo que cada persona puede lograr sus retos y crecer hasta donde él quiera, es cuestión de convicción, dedicación y arriesgarse, probablemente no salga bien a la primera pero hay que insistir hasta lograr el objetivo. Muchas gracias.

14.enero.17
Sergio Burunat Zubikarai, CDMX:

El esfuerzo por comunicar, el gusto por orientar y compartir puntos de vista positivos, inspiradores, se agradece sinceramente viniendo de quien viene y aún más importante: en estos tiempos difíciles, en ambientes tan polarizados donde prevalece el juicio barato, fácil e irresponsable. ¡¡¡Gracias siempre Ricardo!!!

14.enero.17
Bruce Dalton, México DF:

En mi experiencia, si logras responder a 3 preguntas que parecen ser muy sencillas, lograrás lo más importante en esta vida: ser FELIZ. Las preguntas que deberás responder son solo para ti y deberán ser respuestas auténticas y profundas: ¿Quién soy? ¿Qué quiero? ¿A dónde voy? ¡Que te diviertas en el proceso! Éxito.

14.enero.17
AMM, GDL:

"The true soldier fights not because he hates what is in front of him, but because he loves what is behind him." G.K. Chesterton. Además del miedo al fracaso, en muchos hace falta un "¿por qué?" y atreverse. Felicidades, excelente blog.

13.enero.17
Ana Cristina Domínguez , San Pedro Garza Garcia :

Grandeeeee... La importancia de entrenarse, los triunfos del mañana requieren coraje, dedicación, fuerza, constancia, voluntad, disciplina, humildad y sencillez de seguir aprendiendo. Grande nota del señor Ricardo Salinas.

13.enero.17
Lourdes G. Marin, Ciudad de México :

Pienso que nadie se escapa del miedo que se siente al emprender algo nuevo y menos si llega de forma inesperada. Conseguir enfrentar ése miedo, se requiere del brazo poderoso de la voluntad, pues la incertidumbre es una puerta cerrada, pero con la llave puesta. La ignorancia también nos vuelve vulnerables. Presiento que "el dejarse ver por los demás", no es otra cosa más que el temor al ridículo; esa nube gris que ensombrece nuestros objetivos y aspiraciones. Iniciar reflexionando se puede conseguir fortalecer la voluntad para enfrentar esos grandes retos que nos plantea la vida. Saludos y muchas gracias por motivarme a reflexionar y compartir mi comentario.

13.enero.17
Erika Cornelio Ramos, Quintana Roo:

Coincido totalmente con usted, el primer paso es atreverse. El aprendizaje se da todos los días y en toda acción que realicemos. No hay forma de que logremos nuestros sueños si no empezamos por intentarlo.

13.enero.17
Florentina Lopez Baez, guadalajara, Jal.:

El miedo es nuestro enemigo, si nos enfrentamos a él vemos que no es tan terrible. Se sufre más con él porque no me atreví, porque no lo hice, que con una equivocación, porque ésta es una experiencia de la que aprendemos.

13.enero.17
JULIO LABORIE., México, Ciudad de México.::

Nuestra cultura nos enseña, nos dice o percibimos desde nuestro ADN, que el triunfar o el ser exitoso es cosa de ricos, de gente bien acomodada, o simplemente el desear ser “fresa”, socialmente acomodado, es una ambición que está muy fuera de tu realidad. En las familias o en la escuela, no te enseñan a lidiar con el fracaso, ni tampoco te enseñan a reconocer en forma alegre el éxito. Al contrario, te hacen crítica si eres sabiondo, un sábelo todo o si eres burrito un bueno para nada. Entonces como humanos, sensibles, te hundes en tus emociones. Y por lo anterior dicho, es que no conocemos en todas sus aristas qué implica fracasar o qué significa realmente ganar. No es un asunto de valor, del deber ser en la sociedad o de sentir miedo o simplemente de echarle ganas y ya. ¡No! No es así. Nos dicen que el ser ambicioso es malo, que el ser emprendedor desde joven, sin haber estudiado, es malo. Que no eres nada si no estudias o eres un empleado. Este asunto de la superación personal, no lo enseñan en ningún lado, por eso es importante que la sociedad se enfoque en difundir este tipo de valores, que desarrollan el talento y hacen que la sociedad realmente evolucione. En la actualidad hay muchas oportunidades para salir adelante, sin robar y sin ser corrupto. Descubramos nuestro talento y centrémonos en acrecentarlo, y el éxito vendrá como consecuencia. Saludos y feliz año mí estimado amigo Ricardo Benjamín.

CERRAR

Enviar