Foto RBS

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.

Contador Público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, cuenta con una Maestría en negocios por la Universidad de Tulane; sin embargo, no cree que los títulos académicos otorguen conocimiento por encima de la experiencia. Desde muy joven desarrolló su instinto empresarial en diversos negocios. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Lector apasionado de la historia, sus personajes, el arte, la ciencia, la tecnología así como los negocios y finanzas, gusta de compartir sus intereses y no duda en manifestar su opinión sobre diversos temas de interés, como lo hace regularmente en su blog. Sus ideas las ha expuesto el Foro Económico Mundial de Davos, en The Young President’s Organization, The Economist Mexico Business Roundtable, el Instituto de las Américas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, UCLA, TED, CAP, The Aspen Institute, The New York Forum, Universidad de Michigan, Universidad de Georgetown y la Escuela de Negocios de Harvard, donde usualmente trata asuntos relacionados con liderazgo, globalización, gobierno corporativo y las oportunidades en la base de la pirámide.

www.ricardosalinas.com

La tempestad que nos amenaza desde el Norte

losvientoshancambiado

Comparto con gusto en esta entrada mi artículo de opinión que fue publicado en El Financiero y El Horizonte.

En noviembre comenté en mi blog que “los vientos han cambiado”. Hoy nos queda claro que más que un cambio en la dirección del viento, nos acecha una tormenta de enormes proporciones: la demencia en torno a México arrecia y nubla el horizonte.

Durante algunas semanas después de las elecciones del 8 de noviembre, algunos analistas políticos tuvieron la esperanza de que Donald J. Trump adoptaría una postura moderada y racional una vez instalado en la Oficina Oval. Eso no ocurrió.

Ante el horror mundial, en menos de una semana hemos visto todo lo contrario: un presidente arbitrario, prepotente, voluble, abusivo en el lenguaje e intolerante. En todo el mundo, los articulistas y editorialistas de los medios más prestigiados condenan las posturas que ha adoptado en casi todos los temas que son globalmente relevantes —también, el sarcasmo en torno a su visión simplista es implacable.

Desde el calentamiento global, el déficit fiscal, el comercio internacional o la necesidad de trabajar por la paz en el Medio Oriente, la visión trumpista complica la solución de los complejos problemas que nos preocupan —porque en la mente elemental de un demagogo ningún asunto se puede expresar en más de 140 caracteres.

Por motivos que superan el entendimiento, Trump ha señalado a los mexicanos, en ambos lados de la frontera, como la fuente de muchos de los “males” —reales o imaginarios— que acechan a su país.

No hay falacia más grande: desde el tema migratorio, hasta nuestro intenso intercambio comercial, cada uno de sus ataques contra México se derrumban solos. En nuestra profunda relación bilateral hay decenas de asuntos en los que nuestro país ha demostrado ser un aliado formidable y de confianza. Ni este sólido vínculo, ni el potencial de México, terminarán por los caprichos de un inquilino de la Casa Blanca, pero el daño que se puede causar desde esa posición tardará años en repararse. Hoy más que nunca debemos enfatizar los beneficios de una prosperidad compartida.

Simplemente consideremos que, desde que se firmó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, México ha contribuido a incrementar la competitividad de toda la región, creando más de diez millones de empleos, directos e indirectos, en Estados Unidos. La migración neta de mexicanos a EE.UU. ha sido negativa en los últimos cinco años por lo que nuestro vecino no necesita un muro más alto.

Desafortunadamente, por presiones de Washington, nuestro país es la trinchera global de una absurda y fallida guerra contra las drogas. Muchas veces, a pesar de nuestros intereses, México ha sido un socio solidario con los Estados Unidos. Quizá Trump tiene razón y es momento de modificar los términos de la relación… pero en favor de nuestro país.

Por ello respaldo la decisión de nuestro Presidente de aplazar su visita a la Casa Blanca —al menos hasta que su nuevo inquilino adopte una postura respetuosa frente a México—. No podemos acceder a su absurda petición de pagar por un muro abominable e inútil. Si ese muro se financia con impuestos a nuestras exportaciones, entonces lo terminará pagando el consumidor en aquel país —además de violar los términos que rigen nuestro comercio bilateral.

Es muy importante considerar que la visión simplista de Trump, en torno a México y sobre muchos otros temas, no es compartida por la mayoría de la gente en su país —recordemos que su rival lo superó en las urnas por tres millones de votos—. Nuestros mejores aliados se ubican dentro de esa mayoría de ciudadanos que aborrecen el racismo y la prepotencia de un presidente que cierra la primera semana de su gestión con índices de aprobación extremadamente bajos —también debemos buscar alianzas directas con la comunidad de cincuenta millones de hispanos que se sienten directamente amenazados por el nuevo habitante de la Casa Blanca. 

Entonces, si vamos a renegociar los términos de esta relación bilateral, tendremos que poner todos los temas sobre la mesa y hacerlo desde una posición de respeto y dignidad, asumiendo todo el peso que México se ha ganado en el mundo y dentro de Estados Unidos. No podemos ceder a chantajes, no seremos intimidados.

Nadie nos preguntó si queríamos estar en esta posición, pero México se ha convertido en la primera línea de defensa de los valores de libertad y dignidad frente a una visión cerrada y prepotente que fomenta la intolerancia, la irracionalidad y los impulsos proteccionistas.

Aunque enfrentaremos tiempos difíciles, no debemos tener miedo: hoy más que nunca el mundo nos observa y se pregunta si resistiremos esta terrible tempestad. No me queda la menor duda de que lo haremos… pero debemos estar preparados y mantenernos unidos.

Entradas Relacionadas:

Comentarios [9]
Comentar

Comentando en el Blog: La tempestad que nos amenaza desde el Norte

Mostrar/Ocultar reglas para comentar

¿Estás de acuerdo con las reglas de publicación?

Nombre  
Dirección de Correo Electrónico  
Ubicación  
Su comentario  

07.febrero.17
Artuto, Celaya, gto.:

Hace poco, para ser exactos hace un mes y medio, me echaron una sustancia tóxica en la comida. Indagando supe que fue popers y me sabotearon nuevamente las máquinas echando a perder la producción. No bastó con eso, estuvieron a punto de enviarle el material fuera de especificación al cliente. Imagínense si estas piezas llegan al cliente, es decir al consumidor final. ¿Por qué lo hicieron? Por su ineptitud y mi forma casi exacta de laborar. Crearon un monopolio de ratas y mediocres. Así mismo es lo que pasa en los Estados Unidos, los mismos mexicanos se ponen el pie para perjudicar a los paisanos. ¡Por eso el actual presidente no los quiere! Gracias por su atención.

06.febrero.17
Arturo, Celaya gto.:

Muy buenas noches mi querido Ricardo y posteadores. Yo vivo en en el estado de Guanajuato. Desde niño he visto cómo mis amigos y mucha gente se marcha a los Estado Unidos. Muchos los he visto irse para encontrar una mejor calidad de vida y algunos otros por haber cometido algún delito. ¿Qué es lo que ha pasado con nuestra gente? Lo que veo que pasa es una muy buena calidad de vida, un buen salario -el que hay en el país vecino- que muerden el hueso y le ladran al que... Yo vivo en Celaya. Aquí, como en estados vecinos y ranchitos, entregan a los Estados Unidos. Trabajo en una importante empresa automotriz, GKN Driveline México. Es una empresa que alberga miles de empleados y que tiene excelentes prestaciones. Cuando yo inicié a laborar en esta empresa, contaba con algunos años de experiencia en la industria automotriz y sabía usar algunos instrumentos de medición y operar máquina CNC. Al poco tiempo de haber ingresado me sabotearon la producción pensando que no me daría cuenta. Lo más pirado es que los envió el supervisor y el coordinador. Hace poco, para ser exactos hace un mes y medio, me echaron una sustancia tóxica en la comida. Indagando supe que fue popers y me sabotearon nuevamente las máquinas echando a perder la producción. No bastó con eso, estuvieron a punto de enviarle el material fuera de especificación al cliente. Imagínense si estas piezas llegan al cliente, es decir al consumidor final. ¿Por qué lo hicieron? Por su ineptitud y mi forma casi exacta de laborar.

05.febrero.17
Pedro Lopez, Peru:

Trump no ve más allá de su inmediatez, de falta de conocimiento del entorno. Nunca se puso en el lugar de los que critica, con un pensamiento nublado por la soberbia e inmadurez respecto a un mundo globalizado. Esperamos que pueda romper su paradigma y entender a un pueblo hispano valiente, luchador y trabajador.

02.febrero.17
mario cornejo martin, guadalajara:

Me parece muy acertada la opinión.

02.febrero.17
Robero, Mexico:

Pareciera que quiere algo de lo vivido en el siglo 18 y parte del 19. Es muy importante la unidad de todos los mexicanos, para que esta tempestad la podamos sortear. México es grande, pongámonos a trabajar en serio y no tener miedo, ya que esto en vez de ayudar paraliza. Cuidar mucho lo que tenemos, el trabajo, el empleo, la familia, alrededor, la empresa y trabajar mucho en equipo.

02.febrero.17
JULIO LABORIE., México, Ciudad de México.::

No es más fuerte quien más soporta, sino quien es más capaz de soltar. Si no te trae alegría a tu vida suelta. Si no te ilumina, ni te construye, suelta. Lo que está ocurriendo es similar a la relación de una pareja, que con el tiempo se dejaron de amar, porque realmente no se querían, ni siquiera se estimaban. Que por circunstancias del pasado que ya no “EXISTE” continúan en el mismo camino. Y empiezan a realmente separarse, diciendo cosas ("haré un muro, en mi territorio, con gente de USA, con materiales de USA, y los impuestos y tajadas que dé esto, serán para… Y ustedes lo pagarán"). México debe ser libre, México debe crecer, México debe confiar en sí mismo y buscar nuevas y jóvenes relaciones. México debe sacar su potencial que por falta de motivación, no la ha desarrollado. Hagamos con nuestros recursos un edén. México no ha sacado la mejor versión de sí mismo. ¡Basta de sometimientos y de entreguismo!, de soportar la soberbia y autoritarismo que no nos ha dejado nada bueno, sólo frustraciones, calumnias, amenazas y que nos falten al respeto. Ya no somos unos ratones verdes, somos una nación llena de ingenio, de talento, que sabe trabajar y piensa. Ya basta. Por fin seremos libres de los gringos, podremos hacer un canal como el de Panamá, muchas plataformas marinas y en la agricultura y en la tecnología y en todo seremos mejores. Y si nos equivocamos no importa.

31.enero.17
Rodrigo Martín Estevez Viloria, Cd. de México.:

Estoy totalmente de acuerdo con que nuestro futuro está marcado por una tempestad y que todos los mexicanos resistiremos, incluyendo los embates propios de la inseguridad que toda esa tempestad traerá consigo. Sólo me queda una duda y es que no soy experto en la materia, pero ¿qué tan cierto es que el precio de la gasolina a nivel mundial está incrementando? y ¿por qué no se retiran impuestos que también influyen en el precio? ¿Por qué no hay iniciativas privadas como Grupo Dragón para invertir en la refinación del petróleo?, que pueda participar con o encontra de las reformas energéticas. Sería muy buena idea que las iniciativas como Grupo Salinas o Grupo Dragón le invirtieran en la fabricación de motores eléctricos o híbridos; que mano de obra e ingeniería tenemos en nuestro país. Señor Salinas, sé que es difícil, pero aquí veo una buena oportunidad para aprovechar y fluir con la tempestad que se aproxima.

30.enero.17
Ernesto Rodriguez, San Luis Potosi:

Excelente su artículo de los VIENTOS DEL NORTE. Realmente lo felicito por su visión.

30.enero.17
Juan Luis Velázquez, Corporativo Grupo Salinas:

Unidos somos fuertes; organizados somos invencibles. Gracias por sus palabras y su liderazgo, ¡un honor ser su socio!

CERRAR

Enviar