Foto RBS

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.

Contador Público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, cuenta con una Maestría en negocios por la Universidad de Tulane; sin embargo, no cree que los títulos académicos otorguen conocimiento por encima de la experiencia. Desde muy joven desarrolló su instinto empresarial en diversos negocios. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Lector apasionado de la historia, sus personajes, el arte, la ciencia, la tecnología así como los negocios y finanzas, gusta de compartir sus intereses y no duda en manifestar su opinión sobre diversos temas de interés, como lo hace regularmente en su blog. Sus ideas las ha expuesto el Foro Económico Mundial de Davos, en The Young President’s Organization, The Economist Mexico Business Roundtable, el Instituto de las Américas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, UCLA, TED, CAP, The Aspen Institute, The New York Forum, Universidad de Michigan, Universidad de Georgetown y la Escuela de Negocios de Harvard, donde usualmente trata asuntos relacionados con liderazgo, globalización, gobierno corporativo y las oportunidades en la base de la pirámide.

www.ricardosalinas.com
English Español
Entradas Recomendadas
Últimas entradas
Ver todas las entradas
Categorías

 

Hernán Cortés: visionario y creador de una nueva nación – Parte 1

Ocho-años

Introducción

La vida de Hernán Cortés es fascinante, no sólo porque con muy pocos recursos —aunque con mucha astucia práctica y política— venció al imperio más poderoso de Mesoamérica, sino también, por su firme convicción de formar una gran nación mestiza, sin dominación española y con un profundo respeto por la ancestral cultura indígena.

La vida y el legado de Hernán Cortés son sin duda de los temas más relevantes y olvidados de la historia de México, porque paradójicamente su imagen fue denigrada por los reyes de España.

Mi constante interés sobre este fascinante personaje se debe a que en él encuentro el origen de una nación compleja. La historia de Cortés nos habla de un hombre que construyó su destino y cuyos aciertos y errores nos marcan hasta nuestros días.

Existen múltiples versiones sobre la figura de Cortés. La más común es la leyenda negra que saca de contexto, de una forma simplista, el viaje de un emprendedor que con sus propios recursos se lanzó a la aventura, convirtiéndose en la semilla de una nueva nación.

Nada ha dañado más nuestro subconsciente colectivo que descalificar al emprendedor que arriesgó todo, que dejó atrás su posición como el hombre más rico de Cuba, para embarcarse hacia lo desconocido e iniciar lo que hoy llamamos México.

La historia oficial, la que simplifica, polariza e incluso caricaturiza el origen de nuestra nación dividiéndonos entre “conquistadores” y “conquistados”, víctimas y victimarios, no sólo deja a un lado los logros de nuestros antepasados sino que genera una visión que nos divide y nos degrada.

La narrativa histórica sin matices y fundada en verdades absolutas, sólo ha conseguido que los mexicanos entremos en conflicto con nuestro propio origen. ¿Qué discurso más dañino podríamos encontrar?

Debemos procurar una visión más balanceada sobre los principios de nuestra gran nación. Por ejemplo, el libro “Cortés, la biografía más reveladora”, de Christian Duverger, relata con detalle el proceso de conquista, así como la administración pública y la organización social planteadas por Cortés en los nuevos territorios.

Sobre este complejo ser humano, otro autor que he tratado en este espacio, en “Las cinco rutas de Hernán Cortés”, es Juan Miralles. Sobre su otra obra, “Hernán: el inventor de México”, comentaré en el futuro.

Por lo pronto, la lectura de Duverger nos permite tener una visión amplia y objetiva de un ser humano lleno de matices, visión que va mucho más allá de la caricatura que trazan los libros de texto. En este espacio, publicaré en tres partes un resumen de esta interesante obra. Veamos.

 

Parte I

Llegada al nuevo mundo

A los 19 años, con espíritu emprendedor y aventurero, el joven Cortés llegó a América en 1504. Vivió algún tiempo en lo que hoy son Haití y Cuba, en donde a pesar de lograr puestos públicos importantes y ser una figura respetada, sentía una gran indignación ante situaciones de explotación y crueldad hacia los indígenas. Este terrible maltrato se tradujo en el exterminio, y ante la desesperación, el suicidio de la población local.

En su búsqueda de opciones para desarrollar una nueva nación mestiza, con valores que trascendieran a la Edad Media y aprovechando la oportunidad que le presentó Diego Velázquez, gobernador de Cuba, para realizar una expedición hacia México, Cortés vendió sus bienes, obtuvo préstamos y en 1519 partió a Yucatán.

Malitzin

Resuelto a explorar y poblar nuevos territorios, salió con 10 barcos con sus respectivos cañones, cerca de 500 infantes, 16 caballos y 13 escopetas, entre otras piezas menores de artillería.

¿Cómo un hombre con tan escasos recursos militares podría conquistar a un vasto imperio de más de seis millones de habitantes, con enormes cualidades guerreras? Su liderazgo, olfato político, capacidad para detectar oportunidades, tomar decisiones y actuar rápidamente de acuerdo a las circunstancias, así como la situación insostenible para los pueblos bajo la dominación Azteca, serían cruciales en esta empresa formidable.

De Yucatán viajó por el Golfo de México hasta el Río Grijalva, donde se encontró con pueblos mayas que, como signo de paz, después de un duro recibimiento, regalaron a los españoles veinte jóvenes esclavas.

Una de ellas, de gran belleza e inteligencia, fue Malintzin, o Doña Marina para los españoles, quien sería intérprete, consejera, cómplice y compañera de vida de Cortés y con quien tendría un hijo, ejemplo de su voluntad de desarrollar una sociedad mestiza. Gracias a ella, Hernán Cortés pudo conocer y admirar aún más la cultura precolombina.

Entradas Relacionadas:

Comentarios [10]
Comentar

Comentando en el Blog: Hernán Cortés: visionario y creador de una nueva nación – Parte 1

Mostrar/Ocultar reglas para comentar

¿Estás de acuerdo con las reglas de publicación?

Nombre  
Dirección de Correo Electrónico  
Ubicación  
Su comentario  

15.agosto.16
Dolores Mindis lib, Veracruz:

Me gusta el blog, todo lo cultural es interesante, como este tema. Se me hizo relax fuera de los temas de carácter economico, financiero y de negocios que son los que acostumbro leer diario. Siempre está bien una lectura sencilla, histórica y con una gran reflexión.

13.agosto.16
Diego Castañeda, Tlaxcala:

Excelente artículo.

13.agosto.16
Ernesto Dávalos Arzate, Blvd. Vicente guerrero Cd. Renacimiento:

Excelente artículo. Desde niños nos han hablado de los españoles como la raza que esclavizó a América, pero analizando, sin la llegada a nuestras tierras de ellos no hubiésemos tenido la oportunidad de evolucionar hasta lo que hoy conocemos como una gran país.

13.agosto.16
G., México d.f.:

Comprendo que la idealización sea un efecto de una vida formada con esos principios y no conozco la vida de Cortés, y sí la América que se formó con la intervención de tal personaje. Eso es parte de la historia y no podemos hacer ya nada, sólo estudiarla para darle el valor, lo más real posible a quienes forjaron nuestra historia. Creo eso si es de gran valor.

12.agosto.16
Álvaro Cisneros Zaragoza, México:

A Cortés nunca lo he estimado pero siempre lo he admirado precisamente por lo comentado en el artículo. Una labor equivalente fue la obra del aventurero Francisco Pizarro (dicho sea de paso pariente del citado Cortés y conquistador de Perú). En ambos casos lo que noto es talento, valor, agallas pero sobre todo una desmedida ambición. El tema de si se puede llegar a considerar a Cortés el padre de la patria es difícil. Si viniera hoy a invadirnos China, nos obligarían a aprender mandarín, destruirían todas las iglesias del país (por ser ellos un pueblo mayoritariamente ateo y agnóstico), nos obligarían a adoptar el comunismo y luego de 300 años logramos expulsarles dudo mucho que los mexicanos terminen por llamar padre de esa nueva patria al cerebro detrás del cual mediante tretas, trampas y grandes hazañas políticas y militares se forjo una nueva nación donde todos se comuniquen en chino mandarín por imposición.

12.agosto.16
Edgar Alejandro Salinas Pineda, Mexico DF, Montes Urales:

Sin duda, este texto abre un nuevo camino en las concepciones que llevamos arraigadas desde siempre, una visión cerrada y nublada por el odio que nos ha sido inculcado hacia la figura de Cortés, figura de tirano y destructor del imperio Mexica. Una excelente reflexión para no polarizar y que nos invita a conocer mas profundamente el curso de nuestra historia.

12.agosto.16
Francisco Javier Gomez Aguilar, México:

Excelente visión de lo que fue ese hombre. En forma concreta, rompiste el paradigma al que estamos expuestos desde niños. No hay como ver la verdad sin lastres de patriotismo mal entendido. Te felicito, me encantó tu artículo.

11.agosto.16
Jésus Ignacio Talon Portes, Tlalpan:

En todo caso, Hernán Cortés era un conquistador y la finalidad de que empresarios de ese tiempo invirtieran en sus viajes era el beneficio que éstos traerían, como encontrar el oro, riquezas, sin importar las muertes que esto traería. Como tal lo que hacía era imponer lo que para él era una forma de gobernar, trayendo a México también las creencias católicas. México ya tenía sus líderes a los que Hernán Cortés tenía que derrocar e imponer su nueva forma de gobierno. Gracias a eso se inició en México una forma de gobierno primero con reyes y hasta lo que se conoce hoy. Esperamos las demás partes de este gran Blog.

11.agosto.16
JULIO LABORIE.:, Ciudad de México.::

Amigo, admiro su compromiso y gratitud de tiempo haciéndonos más libres de pensamiento y claros en nuestra visión. En cuanto al tema propuesto, el experto escritor Juan Miralles, en su gruesa investigación concluye que Cortés fue más que un conquistador un inventor, destruyó las culturas indígenas pero luego construye algo: “Parece más importante lo que construyó que lo que dejó atrás, lo que destruyo”. Es Cortés un personaje clave y fundamental en la historia de México. Hizo muchas perversiones en las costumbres de los indios mexicanos, dice Miralles en su libro de 694 páginas, como consta en una de las piezas arqueológicas de los Mayas. Mientras espero su resumen de las partes II y III, recordaré la lectura de "El Popol Vuh" y retomaré el libro de Octavio Paz “El laberinto de la soledad", en el que se menciona que los aztecas nunca aceptaron la relación de la Malinche con Cortés. Y también ver otros, en los que se relata que la desgracia y desprecio por el oro/dinero y los bienes materiales, en el pensamiento de los pueblos latinoamericanos, viene de esa conquista y sometimiento, por la razón de que llegaban y decían "dónde está el oro" y si no lo entregaban, mataban o violaban. De ahí que hasta nuestros días, la gente piensa que el poseer o el ser ambicioso es malo o pecaminoso (para el caso de las ideas religiosas).

11.agosto.16
Óscar hernan Jiménez mejia, México D.F :

Gracias por aportarnos una visión más amplia de quiénes somos y de dónde venimos. No se puede hablar de la historia de México sin mencionar a Herná Cortés, creador del nuevo mundo que hoy es México. Muy interesante publicación.

CERRAR

Enviar