Foto RBS

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.

Contador Público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, cuenta con una Maestría en negocios por la Universidad de Tulane; sin embargo, no cree que los títulos académicos otorguen conocimiento por encima de la experiencia. Desde muy joven desarrolló su instinto empresarial en diversos negocios. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Lector apasionado de la historia, sus personajes, el arte, la ciencia, la tecnología así como los negocios y finanzas, gusta de compartir sus intereses y no duda en manifestar su opinión sobre diversos temas de interés, como lo hace regularmente en su blog. Sus ideas las ha expuesto el Foro Económico Mundial de Davos, en The Young President’s Organization, The Economist Mexico Business Roundtable, el Instituto de las Américas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, UCLA, TED, CAP, The Aspen Institute, The New York Forum, Universidad de Michigan, Universidad de Georgetown y la Escuela de Negocios de Harvard, donde usualmente trata asuntos relacionados con liderazgo, globalización, gobierno corporativo y las oportunidades en la base de la pirámide.

www.ricardosalinas.com
English Español
Entradas Recomendadas
Últimas entradas
Ver todas las entradas
Categorías

 

Mitos y mentadas

Mitos y mentadas

Comparto el artículo que recientemente escribí para El Horizonte:

Este fin de semana tuve el honor de asistir a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y presentar con mi amigo Jacques Rogozinski  su libro, Mitos y mentadas de la economía mexicana. En esta obra, Jacques nos comparte su visión y experiencias como funcionario público en torno a temas económicos que a todos nos interesan —o por lo menos nos afectan.

Quienes me conocen, saben que soy un crítico acérrimo de nuestra concepción colonialista del gobierno y sus atribuciones, pero no se confundan, me queda muy claro que el buen diseño de las políticas públicas es fundamental para el desarrollo de cualquier economía.

Jacques ha tenido responsabilidades muy importantes en dependencias públicas, nacionales y multinacionales. El actual director de Nafin ha estado al frente de la Corporación Interamericana de Inversiones del BID, así como Banobras y Fonatur, entre otros organismos. Por ello, aprender de su visión y experiencia enriquece nuestra percepción sobre la economía.

Jacques nos comenta que: “A lo largo de mi carrera profesional he conocido decenas de países, centenares de pueblos y ciudades, miles de personas. He escuchado y debatido con científicos, empresarios, premios Nobel, políticos y académicos. He sido conferencista y participado en innumerables cumbres y reuniones internacionales, desde el Foro Económico Mundial de Davos y la Fundación Heritage hasta tertulias con los gobernantes e intelectuales de la Venezuela de Hugo Chávez, con los sandinistas nicaragüenses y con los miembros del Partido Comunista Chino”. Me pregunto entonces, ¿cómo no beneficiarnos de esta diversidad de puntos de vista?

Jacques introduce así esta obra: “Este libro será incómodo para muchos porque es escéptico y desafía las ortodoxias y la sabiduría convencional. Este libro es amoral porque trata sobre economía y desarrollo. Cuestiona la forma como México se ha comportado históricamente, manteniéndose como rehén de sí mismo, aplicando ideas ajenas casi con ansiedad automática, sin evaluar con detenimiento sus insumos, posibilidades y capacidades, sin adaptar los modelos económicos a su propia realidad y sin pintarle la raya a nadie”. Creo que es momento de empezar a pensar por nosotros mismos.

Una de las funciones principales que ha desempeñado Jacques, fue al frente de la Unidad de Desincorporación de Empresas Paraestatales, la entidad gubernamental al frente de la privatización de empresas durante la administración de Carlos Salinas —debo aclarar que aunque el grupo de inversionistas que yo encabecé ganó la subasta por el paquete de medios, me hice amigo de Jacques muchos años después.

Paradójicamente, a pesar de haber estado al frente del proceso de privatización salinista, Jacques es un crítico del llamado Consenso de Washington, el conjunto de políticas públicas recomendadas en los 90´s por el Departamento del Tesoro, el FMI y el Banco Mundial, a los países en desarrollo —curiosamente, los países desarrollados no siguieron sus propias recetas y ésta es una de las causas del estallido de la Gran Crisis Financiera de 2008, cuyas terribles consecuencias no se han logrado subsanar.

Entre los ingredientes más destacados de la receta económica del Consenso de Washington encontramos: disciplina fiscal, reorientación del gasto público, reforma impositiva, liberalización de tasas de interés, liberalización del comercio, privatización, desregulación y apertura a la inversión extranjera. Desde mi punto de vista, el problema en sí no son las recetas sino los torpes cocineros que no las han sabido aplicar.

Con divertidas analogías culinarias, Jacques rompe esquemas y destroza la visión retrógrada de algunos políticos a la izquierda y a la derecha del espectro, por lo que seguramente este libro será rechazado con la misma saña por políticos de todos los colores.

En su analogía culinaria, Jacques recomienda no seguir recetas preparadas en otras latitudes, y encontrar una sazón económica propia, que tome en cuenta nuestras circunstancias y aspiraciones.

Jacques describe con detalle la política dominante de las grandes potencias como Inglaterra y EUA y nos recuerda que “con el objetivo de alcanzar a la hegemonía británica, Estados Unidos utilizó políticas industriales y de infraestructura y el continuo intervencionismo gubernamental para impulsar el desarrollo industrial y la producción para la guerra. Al cabo de un siglo y medio de esas políticas, emergió como un coloso hegemónico con un poder sin precedentes y, una vez con esa dominancia consolidada, se convirtió en el apóstol del libre comercio”. Éste es un punto de vista interesante que no debemos ignorar.

Una de las críticas más sólidas que incluye su libro a la política económica de nuestro país, es al hecho de que el gobierno de Ernesto Zedillo entregó casi la totalidad del sector financiero a bancos extranjeros que poco han aportado al desarrollo nacional, ya que en su opinión “no hay otro país en el mundo con una economía similar a la mexicana en la que los banqueros internacionales posean tanta dominancia”. Yo me pregunto ¿cómo puede un ejecutivo en Londres, Madrid o Nueva York tomar una buena decisión sobre otorgar o no un crédito a una empresa en México? No puede.

Jacques nos recuerda que la banca extranjera nos prometió detonar el crédito y con ello el desarrollo y esto no sucedió. Sólo falta ojear la prensa financiera para observar que los bancos extranjeros que operan en México reportan ganancias descomunales a sus matrices en Nueva York, Madrid y Londres gracias al cobro desmedido de comisiones, a pesar de desempeñar una escasa actividad crediticia —todo lo contrario del modelo que sigue nuestro Banco Azteca.

En su libro, Jacques también nos ofrece conceptos bastante útiles para entender la profunda necesidad que tenemos en México de un verdadero Cambio Cultural y de una revolución educativa que impulse a las generaciones futuras, ya que “los estudios más recientes avalan la idea de que la educación es importante tanto como inversión en capital humano como para facilitar la investigación, desarrollo y difusión de tecnologías. Su calidad está causalmente relacionada con los resultados económicos de las naciones”.

El problema es que en México, la educación es una empresa monopólica del estado que ofrece muy pobres resultados.

Desafortunadamente, en opinión de Jacques, en México no tenemos suficiente materia gris para competir exitosamente en el mercado global. Al terminar este libro, comprendemos la necesidad de revolucionar la mente del mexicano y su concepción del mundo porque la educación y nuestro proyecto de nación van de la mano.

Desde mi punto de vista, nuestro país requiere políticas agresivas para resolver el tema de la inoperabilidad del gobierno mexicano, tal como lo describe Gabriel Zaid. La riqueza no se crea por decreto, requiere certidumbre y un entorno favorable para ser creada.

En este libro, Jacques también desnuda la campaña sistemática de ataques por parte de la prensa internacional en contra de los empresarios mexicanos con presencia global. Algunos medios ven con recelo cómo nuestro talento empresarial va gradualmente rebasando fronteras, especialmente a través de América Latina, con ideas novedosas que difícilmente podrían concebirse en una mente acostumbrada a los excesos de una economía desarrollada.

Rogozinski también critica “el avieso comportamiento de muchos conductores de radio y televisión como Glenn Beck, Ross Limbaugh o Lou Dobbs, y de cadenas como Fox News con su perorata xenófoba que inculpa a los inmigrantes ilegales de las siete plagas que azotan a Estados Unidos”. Pero de esto ya he comentado extensamente.

No se necesita ser un economista para disfrutar las anécdotas y reflexiones del libro de Rogozinski. Él mismo nos lleva de la mano y nos explica con claridad los motivos del proceso de privatización que dirigió y algunos conceptos fundamentales, como la diferencia entre propiedad y control de una empresa y la necesidad de contar con corporaciones nacionales globalmente exitosas.

Les recomiendo la lectura de esta obra que reseña con amenidad los mitos y mentadas de nuestra atribulada economía.

Entradas Relacionadas

La reina roja

Populismo globalizado y tasas de interés

Ayuda muerta

En casa del herrero…

Sitios Relacionados

Biblioteca de Ricardo B. Salinas

Mitos y mentadas – Artículo en El Horizonte

Ricardo Salinas en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara - Central MX

 

Comentarios [11]
Comentar

Comentando en el Blog: Mitos y mentadas

Mostrar/Ocultar reglas para comentar

¿Estás de acuerdo con las reglas de publicación?

Nombre  
Dirección de Correo Electrónico  
Ubicación  
Su comentario  

23.octubre.15
yoyita alvarado, cancun quintanaroo:

No pues qué cosas. Creo que la corrupción es la que tiene a México como está.

09.febrero.14
abraham corrales cuevas, ciudad mante tamaulipas:

jesucristo dijo una frace que se a buelto muy famosa atraves de las edades .la verdad nos hace libres.dicho de otra manera tambien.la berdad no peca pero incomoda . me gustaria que alguunos fraudulentos politicos leyeran este tipo de lectura pero me temo que ya ayan perdido la sensibilidad.y no les de berguensa de seguir robando.al pais ups o como diria yo ladrones con licencia usan sus influencias y sus fueros para beneficio propio sabiendo de antemano las consecuencias tal como las estamos viviendo hasta el dia de hoy mas que un cambio de cultura nasecitamos un cambio de espiritu poque somos el reflejo de lo que llebamos dentro

13.diciembre.13
Miguel Paulino, Torre 3 Piso 2:

Miguel Paulino. Al parecer el libro que escribió Rogozinski es una síntesis bastante digerible y amena de todo el punto de vista de alguien que estuvo dentro y sobre el engranaje económico y político de nuestro país. Me gusta la frase dentro del comentario del Sr.Ricardo donde cita las las palabras del autor refiriéndose a México como

13.diciembre.13
Sergio Merino, Veracruz:

Lo Esencial en la economía de un País no es que todo se privatice, ni tampoco que todas las empresas sean del Gobierno, lo esencial es que las empresas sean Socialmente Responsables con el País, sea quien sea el dueño llámese privado o gobierno, la definición de Socialmente Responsables es que se generen empleos suficientes y bien renumerados responsables con su entorno que rodea a la empresa, esa es la clave de una Economía Sana , y dejemos de ser monitos de repetición de los EU, ya que depende del maniquí es el traje no queramos ponernos un traje XL si somos M…

12.diciembre.13
ANTONIO LA MOTA, GUAYAQUIL ECUADOR S.A.:

Saludos RicardoMe llena de satisfacción el perfil y espacio que haces en tus comentarios sobre tus realizaciones y planes que crecen y se mantienen permitiendo otorgar el beneficio de crear espacios alternativos para y con quienes comparten y viven en la infinita constante visión de proyectar futuro.Con repetuosa admiración Antonio La Mota Ordoñez PREDISER GUAYAQUIL ECUADOR S.A.

06.diciembre.13
Julián Rodríguez , México DF:

Ricardo, tu comentario me permite otorgar el beneficio de la duda a Rogozinski, quien había quedado con una imagen de ser uno de los malos de la película al encabezar el remate de las empresas estatales al mejor postor con el argumento de que el Estado es incapaz de ser buen administrador y cuyos funcionarios no son más que parásitos derrochadores de la riqueza pública; aunque en unos pocos años más tarde vimos que también los exbolsistas metidos a banqueros fueron inacapaces de crear un sistema bancario sólido que permitiera promover el crédito y el desarrollo y que llevaron a los bancos a la insolvencia y ahí a entregarlos a la banca internacional, la cual los conviertió en grandes negocios que cobran hasta por asomarse a un cajero automático. En fin, como dicen algunos lectores, parece que es necesario leer este libro de cocina mexicana.

06.diciembre.13
Televidente Informado, Ciudad de México:

Excelente publicación, como siempre rompe esquemas y esta vez no ha sido la excepción. Usted representa la primera generación de empresarios que han alzado la voz contra el gobierno cuando ha sido necesario hacer críticas que muchos callan. Usted fue el primer mexicano con contar con una licencia bancaria y crear una institución financiera que enfocada a la BdP, también funciona para las clases medias mejor que otros bancos.

06.diciembre.13
Arturo Zárate Vite, México, D.F.:

2013 años y todavía la sociedad no logra que la economía garantice calidad de vida para todos.

05.diciembre.13
Federico Gerdes, BAZ México:

Lectura obligada Ricardo, gracias.

05.diciembre.13
Tezcatlipoca, Ciudad de México:

Un libro que si bien, no es preciso en algunos puntos, es crítico en aspectos que pocos funcionarios del nivel de Rogozinski se han atrevido a mencionar y mucho menos, un empresario respaldar. El punto fundamental es que la economía mexicana ha sido ortodoxa en la aplicación de las

05.diciembre.13
Carlos Degetau, México D.F.:

Viva nuestro querido México. Me queda claro que mientras no hagamos lo nuestro, no podremos surgir. Tomemos lo bueno de otros y propios, reconozcamos nuestras realidades visualicemos en nuestro corazón esa nueva realidad para México y pongamos manos a la obra. Pongamos cada uno nuestro granito de arena. Ignoremos criticas que no aportan, enamorémonos de nuestro México y hagamos el amor que daremos el mejor de los frutos. Viva nuestro querido México!!

CERRAR

Enviar