Foto RBS

Ricardo Benjamín Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.

Contador Público por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, cuenta con una Maestría en negocios por la Universidad de Tulane; sin embargo, no cree que los títulos académicos otorguen conocimiento por encima de la experiencia. Desde muy joven desarrolló su instinto empresarial en diversos negocios. Imposible es una palabra que no está en su diccionario.

Lector apasionado de la historia, sus personajes, el arte, la ciencia, la tecnología así como los negocios y finanzas, gusta de compartir sus intereses y no duda en manifestar su opinión sobre diversos temas de interés, como lo hace regularmente en su blog. Sus ideas las ha expuesto el Foro Económico Mundial de Davos, en The Young President’s Organization, The Economist Mexico Business Roundtable, el Instituto de las Américas, la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, UCLA, TED, CAP, The Aspen Institute, The New York Forum, Universidad de Michigan, Universidad de Georgetown y la Escuela de Negocios de Harvard, donde usualmente trata asuntos relacionados con liderazgo, globalización, gobierno corporativo y las oportunidades en la base de la pirámide.

www.ricardosalinas.com
English Español
Entradas Recomendadas
Últimas entradas
Ver todas las entradas
Categorías

 

La marcha de los errores

Ocho-años

“Algo que nos explica bien la historia, es en qué consisten los malos gobiernos.”

Thomas Jefferson

La historia de la humanidad es frecuentemente un recuento de avances económicos, tecnológicos y sociales sorprendentes. Desafortunadamente, también se registran retrocesos, en especial los que se relacionan con decisiones de gobernantes que han resultado en terribles consecuencias para millones de personas.

El libro “The March of Folly”, de Barbara W. Tuchman, nos presenta interesantes ejemplos de estos brutales errores, desde la Guerra de Troya hasta la de Vietnam. Tuchman enfatiza la diferencia entre las decisiones particulares, que tienen un impacto limitado y los errores de los gobernantes, cuyos efectos se multiplican de manera considerable.

Ellos están obligados, más que nadie, a actuar con sensatez y a cuestionar sus propias acciones. No obstante, sus desaciertos son recurrentes, atroces y muchas veces son el resultado de una soberbia incontenible.

El libro comienza con la mítica Guerra de Troya, preguntándose por qué en esta historia los troyanos introdujeron a su ciudad un gran caballo de madera sin siquiera investigar su interior, a pesar de contar con todos los elementos para suponer que se trataría de un engaño de los aqueos.

En otro capítulo de esta interesante obra, se cuestiona la conducta de los papas del Renacimiento, entre los años 1470 y 1530, quienes pensaron que su autoridad sería ilimitada, a pesar de excesos y extravagancias totalmente ajenas a los valores religiosos que predicaban.

Despropósitos cada vez más alarmantes cometidos por seis papas en ese período, se tradujeron en necesidades financieras fuera de control. Para financiar todo tipo de excentricidades y obras faraónicas, se aceleró la venta de indulgencias.

Los pontífices de esta época llegaron al absurdo de ofrecer eliminar los pecados futuros, lo que se convirtió en una motivación, para quienes lo podían pagar, para cometer todo tipo de transgresiones y abusos. El resultado natural de estos excesos fue la división de la iglesia católica y la reforma protestante, que limitó la influencia del Vaticano para siempre.

En otro capítulo, la escritora describe cómo los británicos cometieron desatinos incesantes, hasta que perdieron las colonias de Norteamérica en el siglo XVIII. Primero cobraron impuestos absurdos para sostener un ejército que defendería a los colonos de posibles invasiones, sin que ellos lo solicitaran y sin estar representados en el parlamento inglés –por ello la frase: “No a los impuestos sin representación”.

No contenta con lo anterior, la monarquía, con gran arrogancia, introdujo nuevos tributos que irritaron a los colonos, hasta que en 1773 tuvo lugar el motín del té en Boston como protesta por impuestos injustos, que favorecían a una compañía de intereses británicos.

Lejos de escuchar las razones del descontento americano, la monarquía cerró el puerto de Boston, lo que terminó por unificar la protesta en las demás colonias y motivó el movimiento de independencia.

Finalmente, la obra analiza la intervención de Estados Unidos en la terrible Guerra de Vietnam, en la que los americanos no tomaron en cuenta la evidencia histórica de la feroz resistencia vietnamita en contra de invasores.

En este absurdo despliegue de arrogancia y gasto gubernamental, la Casa Blanca justificó el envío de armas y tropas por razones de “seguridad nacional” y la defensa de “intereses vitales”, aunque Indochina se encuentra literalmente al otro lado del mundo.

Después de casi US$20,000 millones gastados en promedio por año durante casi una década, 45,000 soldados estadounidenses muertos y 300,000 heridos, el resultado de la intervención dejó un enorme descontento y una terrible fractura en el tejido social de los EE.UU.

Todo ello sin mencionar el incalculable costo humano y afectación física de gran parte del territorio vietnamita y una situación política en Indochina totalmente contraria a los intereses del país agresor.

En esta obra, que sólo ofrece un puñado de ejemplos, podemos apreciar que los errores de los gobernantes son habituales y sus consecuencias, desastrosas.

Nuestra memoria histórica frecuentemente es muy corta y la irresponsabilidad es común, sobre todo al administrar recursos ajenos. Para complicar la situación, muchos políticos continuamente aspiran a nuevas posiciones, por lo que buscan a toda costa ocultar sus errores.

Con el fin de evitar acciones que van en contra del interés común, es muy importante exigir transparencia total y rendición de cuentas en todos los niveles de gobierno. Como ciudadanos responsables, debemos realizar un escrutinio constante de las decisiones que se toman sobre la cosa pública y si las acciones de gobierno son irracionales o contrarias al interés nacional, nuestro deber es alzar la voz con energía.

Entradas Relacionadas:

Comentarios [15]
Comentar

Comentando en el Blog: La marcha de los errores

Mostrar/Ocultar reglas para comentar

¿Estás de acuerdo con las reglas de publicación?

Nombre  
Dirección de Correo Electrónico  
Ubicación  
Su comentario  

20.mayo.16
julio laborie, Ciudad de México.:

Don Ricardo Salinas. Muy interesante y como siempre fundada opinión. Sobre todo la del último párrafo, por eso debe aprobarse empezando con el primer paso, la iniciativa de ley tres de tres. El bien común, el pensamiento y la razón van por un camino distinto al de nuestros gobernantes, sobre todo éste, ni siquiera es básico, elemental o sensato. Y no se detienen a reflexionar de sus errores, sólo los mueve la codicia.

19.mayo.16
Iris Angeles Roman, San Luis Potosi:

Creo que en algún punto de la historia hemos comenzado a olvidar cada error cometido por esos dirigentes (presidentes, diputados, partidos políticos, etc.). Comprendo que somos humanos y cometemos errores, pero cuando se está al frente de una nación no puedes permitirte cometer dichos errores. Es impresionante la magnitud que alcanzan a tener las consecuencias de tomar decisiones erróneas y lamentablemente olvidamos fácilmente todo eso. Es útil el recalcar todas esas decisiones que han orillado a naciones a tomar medidas drásticas para evitar la caída de su país, pero en gran parte tenemos la culpa nosotros, siempre olvidamos lo que nos hizo daño y por eso la historia se ha ido repitiendo o empeorando. Puedo decir que después de esta reseña leeré el libro. Saludos :)

18.mayo.16
Julio Laborie, Ciudad de México:

Es primera vez que le escribo. Agradezco tanta información que nos ha dado durante estos OCHO AÑOS del Blog. Situación que me tiene impresionado porque prácticamente es uno de mis mejores y admirados amigos. Por otra parte, lo que me motivó a comentar por primera vez, es que estoy de acuerdo con usted en que es posible que en una sola generación, México pueda cambiar. Yo quisiera hacer un libro de desarrollo personal y con base en este libro, que sería como máximo de 130 páginas, dar conferencias en todos sus planteles. Otra de las personas que admiro es un empresario que se llama Marcus Lemonis. De él saqué la idea base de lo que quiero transmitir. Él menciona tres puntos importantes para toda empresa: Personas, Producto y Proceso. Si aplicamos esto a las personas, obtendremos también tres puntos diferentes e indispensables para que salga adelante cualquier persona. Le deseo mucho equilibrio y cuidado. (cuerpo, mente, emocional y espiritual). Sin otro en particular, atentamente.

17.mayo.16
Mario Francisco Muñoz Contreras, San Luis Potosi:

Es la primera ocasión que leo el Blog del Lic. Ricardo Salinas. No lo consultaba ya que pensaba que sólo vería resultados y estadísticas, los cuales no son malos pero son repetitivos y los veo en mi hacer diario trabajando para Enlace. Creo que el Blog y en especial este tema de "La marcha de los errores", es una buena reflexión que debemos tomar como gobernados y darnos cuenta que nos falta mucho para hacer para cambiar a nuestros representantes. Apunté el libro "The March of Folly", de Barbara W. Tuchman, el cual creo que vale la pena leer. Gracias y creo que entraré más seguido al Blog.

12.mayo.16
Felipe Cruz L., La Paz, B.C.S.:

¿Leer un libro de una experta en historia es perder el tiempo? Si no me equivoco, Barbara Tuchman también escribió un texto titulado "El telegrama Zimmerman", sobre el incidente que provocó la participación de EU en la Primera Guerra Mundial. Al contrario, creo que quien opinó eso no entendió bien la propuesta de esta escritora sobre las decisiones que provocan grandes errores a lo largo de la historia. Gracias señor Salinas por difundir este tipo de obras.

12.mayo.16
Leonardo Castro, Oaxaca:

Me gusta leer sus blogs porque creo que es de los pocos empresarios, o el único, que habla de estos temas abiertamente y da sus puntos de vista. Por eso me extraña que haya quien todavía le pregunta qué es lo que usted propone para hacer de México un país mejor. Señor Renato Hernández, respetuosamente le recomiendo leer otras publicaciones de este blog para encontrar respuestas a sus preguntas. Saludos.

10.mayo.16
Miguel Ángel Sánchez López, Torre area:

Tal parece que el ser humano no aprende nada, es más fácil engañarlo que convencerlo de que ha sido engañado. Pasan los siglos y los gobernantes siguen igual de caprichosos e incompetentes, tomando medidas parciales para intentar resolver problemas totales, echando la culpa después a otros de sus malformadas acciones. Estamos acostumbrados a dejarnos dirigir por los más carismáticos en vez de los más capaces. Lázaro Cárdenas fue un presidente, general y estadista que impulsó el país. Los actuales son sólo actores. Es lamentable a veces que gente con mentalidad empresarial no esté en el poder y si acaso deseamos hacer algo en contra de estos mandatos se reprime, encarcela o desaparece. Disculpe mi pregunta pero ¿usted qué nos recomienda hacer? Es sin ánimo de revoluciones o ponerlo como caudillo o sublevar, más bien es una reflexión personal, pues estamos en un sistema mal hecho desde los cimientos y no creo que los intereses de unos cuantos que están en el poder vayan a cambiar por las exigencias de muchos que no lo tienen.

07.mayo.16
Juan M, D.F.:

Me extraña que una persona de su nivel pierda tiempo con un libro como ese. La verdad es que es fácil criticar como errores hechos pasados teniendo más información que la que tuvieron en la época o con las ideas, costumbres o contexto social actual y de una sociedad en particular, como es la occidental. Si ya los supuestos aciertos pueden ser cuestionables, por ejemplo la medicina, es un acierto extirpar un apéndice o llámele mutación en un niño, sin saber o pensar que puede ser una evolución natural que haría mas fuerte a la humanidad. Claro que es extremo mi ejemplo pero creo que vale. Si en la guerra de Vietnam hay todo eso malo, pero el otro extremo es trabajo, economía y seguridad para muchísima gente, imaginemos que se hubiesen impuesto regímenes dictatoriales bajo el dominio de la antigua URSS. Como todo hay cosas nefastas y otras buenas, la realidad está más allá de pequeños análisis parciales. Saludos.

07.mayo.16
Renato Hernandez, Cancun :

Si sabiendo que esos errores han hecho crecer algunos aspectos de las naciones, ¿debería de dejar que esto pase aquí para mostrar la rebeldía de todo un pueblo? Al fin y al cabo lo desastroso está y continuará. Como indica Jorge Pérez, usted con su poder de elocuencia y escucha, ¿qué propone para hacer que éste, también su México, nuestro México, sea mejor País y no existan miles de personas pensando en irse o hacer cosas que no deberían?

05.mayo.16
Maria, CDMX:

Un artículo interesante, ciertamente “aquellos que no recuerdan el pasado, están condenados a repetirlo”.

05.mayo.16
Jorge Perez, CDMX:

Un gran recuento de varios hechos históricos que tuvieron resultados desastrosos para unos, pero victorias para otros. Como dicen, siempre hay otra visión de una historia. Mientras se ve que la soberbia de la monarquía resultó en una pérdida de territorio, gracias a esos rebeldes colonos fue el nacimiento de una nación poderosa. Y bueno, nada lejos de lo que pasa en otros países, hoy vemos esa soberbia de nuestra clase política y gobernantes tendiendo resultados desastrosos, y cuando ven que cometieron errores, no tienen la humildad de decir “me equivoqué”. Por último, lo mejor para mí fue su última oración, demandar la rendición de cuentas transparente, con sanciones para esos malos elementos de la clase política. ¿Qué sugerencias nos puede ofrecer para alzar la voz, señor Salinas?

05.mayo.16
RAUL ROSAS CHAVEZ, San Cayetano:

Es importante este tipo de comentarios electrónicos, como conocimiento universal, pero también deberíamos de analizar y criticar a los gobiernos actuales especialmente el nuestro, los partidos políticos y lo que nos cuesta a los mexicanos mantener a éstos. Considero que es importante comenzar en casa también, estamos en el tercer milenio y seguimos con gobiernos corruptos de todos los partidos. No se han dado cuenta que basta de tanta suciedad, para no decirlo con otras palabras. Ojalá cambiemos a nuestro país.

05.mayo.16
George, MIAMI, Florida:

History repeats itself, it is so important to be a reader of it to be able to correctly act today in our fast moving world. Thank you for sharing this, we in The USA should all read this book and if not your comments on it. Came across your blogs from a Mexican friend that was exile as a consequence of short sightlness of our Goverment and now I am a fan. Great work, and as a business man it is to me very interesting and rare to find a person like you to the take time to share your thoughts on such diverse subjects.

05.mayo.16
Daniel Lemus, CdMx:

Buena aportación. Sugiero la publicación de más blogs de este tipo, nos enriquecen y nos brindan una amplia perspectiva sobre el desarrollo de nuestra historia. Creo que es una gran contribución de su parte para enriquecer la cultura de sus lectores. Felicidades por el espacio.

05.mayo.16
Alberto Taylor, Jalisco:

La memoria histórica es puntal en los tiempos del desarrollo aplicado a las sociedades que caminan hoy en día. Cada uno debe hacer por uno mismo, aplicando la ley natural del bienestar comunitario. En este sentido pregunto si usted lo aplica a través de su actividad temporal para enriquecer la formulación de una sociedad mexicana con hambre de reformularse para lograr riqueza cultural en forma permanente. Los hechos hablan. Gracias por la recomendación de esta obra. A.T.

CERRAR

Enviar