Ricardo Salinas Pliego

Ricardo Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.
"Tenemos la obligación de imaginar un mejor futuro y después buscar la forma de llegar a él."
Noticias
regresar

Prepararse para el éxito, una de las claves "Los jóvenes deben encontrar su elemento": RBSP

  • El presidente de Grupo Salinas comparte su experiencia con estudiantes de la Universidad de Michigan, quienes marcarán el rumbo en diversas áreas dentro de algunos años

Revista Vértigo Año IX, Número 442)

México

Teresa Martínez

Ciudad de México, 6 de septiembre de 2009.- Encontrar "tu elemento", amar el trabajo, prepararse y estar listo para el éxito son elementos fundamentales para lograr el triunfo, afirmó el presidente de Grupo Salinas, Ricardo B. Salinas Pliego, al impartir una conferencia sobre liderazgo en la Universidad de Michigan, organizada por la Ross Leadership Initiative Foundation.

Lejos de hablar de un mundo idóneo, el empresario enumeró ante los estudiantes la problemática económica actual y los retos que representa desarrollarse en el mercado laboral.

"Hay buenas y malas noticias: las malas noticias están relacionadas con el estado de la economía, el desempleo y lo que esto significa para la sociedad", advirtió.

El empresario señaló que actualmente en Estados Unidos se registra la pérdida de empleos más drástica de las últimas décadas: mientras cada mes se pierden 700 mil plazas de trabajo, por primera vez en 30 años la tasa de desempleo alcanza cifras de dos dígitos, al afectar a 15 millones de personas.

Ante esta situación, aseveró que conseguir el trabajo de los sueños es cada vez más difícil, debido a que quienes buscan un empleo mensualmente deben competir con 700 mil candidatos potenciales más. Por ello, afirmó que lo único que se puede hacer es trabajar fuerte y ser más inteligente.

La buena noticia para los jóvenes, consideró, es que representan una nueva generación, la que definirá el rumbo para las próximas tres décadas, para lo cual indudablemente deben estar preparados.

Para mejorar las posibilidades de triunfo, Salinas Pliego recomendó a los estudiantes universitarios reconocer que si bien es bueno el título que obtengan al final de sus estudios, "no es suficiente si no se trabaja duro. Y es que una buena escolaridad nunca es suficiente", advirtió, porque para lograr el éxito también es necesario tener visión para que cada quien encuentre "su elemento". Y, finalmente, es indispensable también la capacidad para decidir si se quiere ser empresario o ejecutivo.

Al hablar de los secretos para encontrar el elemento apropiado de cada cual, Salinas Pliego recordó las enseñanzas de Ken Robinson, quien propone este concepto: "Aquí es donde las cosas que se aman convergen con el talento natural. Cuando uno está en su elemento nunca se aburre, incluso ni del trabajo", afirmó, tajante.

Por ello, destacó, una de las cosas más importantes en la vida es descubrir "el elemento personal". Advirtió que no se puede tener éxito si cada uno no gusta de lo que hace.

El secreto del éxito, insistió, es hacer lo que se ama y tener amor hacia lo que se hace. Como un punto fundamental, señaló que debe recordarse que el dinero no es el elemento que hace feliz a los individuos.

Una vez que se descubrió "el elemento", puntualizó, el siguiente paso es tomar la decisión de ser un empresario o un ejecutivo. Y cuando ya se adquirió el conocimiento y un título universitario, es fundamental estar conscientes de las diferencias entre una y otra posición, pues "son mucho más distintas entre sí de lo que se cree".

Si bien reconoció que ambos puestos son importantes, destacó que los ejecutivos necesitan liderazgo, trabajo en equipo, disciplina y habilidad para los negocios, mientras "para poder ser un empresario se requieren todas estas características, pero al doble".

Entre otras diferencias importantes, destacó que el ejecutivo tiene la necesidad de llevar a cabo con inmediatez las órdenes de la Junta y los accionistas, es decir, los propietarios de la empresa. Para ello se requiere orden y habilidades de organización, estar disponible en cualquier momento y tener capacidad para ejecutar y resolver los problemas rápidamente.

Para ser empresario, continuó, se requiere tener visión, sacrificio y una gran capacidad para reinventarse a sí mismos y las empresas. Pero lo más importante, recalcó, es tener la capacidad de afrontar y gestionar entornos de riesgo que desafían el propio bienestar.

"El liderazgo es como una moneda que por un lado dice poder y por el otro responsabilidad", continuó. El liderazgo es tomar buenas decisiones que conducen a buenos resultados. Y es que "los líderes pueden hacer, un líder tiene que inspirar confianza".

El presidente de Grupo Salinas dijo que en el consorcio se considera que un buen líder debe tener tres elementos: conciencia de equipo, capacidad para tomar decisiones y aptitud para gestionar las crisis.

Para tener un buen desarrollo como líderes, insistió, lo más importante es seleccionar un buen equipo de trabajo. Además, se debe ser claro y determinante al momento de tomar decisiones. En tanto que cuando se tiene un problema se debe saber cómo resolverlo de manera pronta y eficaz.

Por último, llamó a los estudiantes a estar preparados para ser exitosos. El empresario concluyó con una idea de Benjamin Disraeli, quien hace más de un siglo señaló que "uno de los secretos del éxito en la vida de un hombre es estar listo para cuando viene la oportunidad". Por ello, consideró fundamental que los jóvenes se preparen y se mantengan prestos para tener éxito.

tmartinez@revistavertigo.com