Ricardo Salinas Pliego

Ricardo Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.
"Tenemos la obligación de imaginar un mejor futuro y después buscar la forma de llegar a él."
Noticias
regresar

Orquesta de niños mexicanos toca para Bill Clinton en NYC

El Diario

17 Septiembre 2013

  • La Orquesta Esperanza Azteca, compuesta por niños entre 5 y 17 años provenientes de familias de bajos recursos, cerrará la 'Clinton Global Initiative'

Por medio del desarrollo de las aptitudes artísticas, la Fundación Azteca, fundada por el empresario Ricardo Salinas, espera generar grandes seres humanos.

Esa es la consigna que ha llevado a la creación de la Orquesta Sinfónica Esperanza Azteca, que desde hace cuatro años ha venido congregando a niños entre 5 y 17 años provenientes de familias de bajos recursos, para que aprendan diferentes aspectos de la música.

De acuerdo a Esteban Moctezuma, Presidente Ejecutivo de la Fundación, la convocatoria que se realiza es abierta. Los jóvenes interesados deben atender una audición en un día predeterminado y una vez se establecen las facultades de los pequeños, cada uno se asigna a un grupo específico.

Algunos niños se dedican a tocar instrumentos y otros a los coros de alguna de las orquestas, las cuales están conformadas por 201 jóvenes cada una.

"Lo que buscamos es precisamente utilizar la música como una gran herramienta de transformación social", dice Moctezuma. "No tienen que venir con ningún conocimiento, la mayoría de ellos nunca tuvieron contacto con la música clásica".

Hay algunas orquestas que inclusive están conformadas por 300 niños, y conforme van creciendo se abren espacios para otros grupos que demandan entrar.

Para garantizar que los jóvenes que así lo deseen continúen en la vida artística, la orquesta ha creado una licenciatura, pero así mismo apoyan a todos aquellos que deseen ingresar a una escuela de música diferente.

A los niños que alcanzan la edad límite también se les invita a formar talleres para el mantenimiento y reparación de los instrumentos, o se les invita a convertirse en maestros, ya que la falta de educadores es una de las limitantes que tienen para crecer.

La Orquesta Esperanza Azteca se presentará en Nueva York la próxima semana en la ceremonia de clausura del Clinton Global Initiative el 26 de septiembre, pero también realizará un concierto gratuito en la Iglesia de St. Peter's en Manhattan el 25 de septiembre, en el que esperan poderse dar a conocer entre los neoyorquinos.

La invitación fue realizada directamente por la Fundación Clinton gracias al impresionante crecimiento que ha experimentado el proyecto, ya que actualmente cuentan con 55 orquestas y 13.000 niños, además de trabajar en 29 estados.

Curiosamente, uno de los criterios usados para escoger a los pequeños que vendrán a La Gran Manzana es que tengan pasaporte, ya que la Fundación Clinton les ayudó con el trámite de visas.

"Ellos están verdaderamente felices porque van a viajar a los Estados Unidos, pero también se sienten orgullosos de sí mismos ya que van por sus méritos, no a ver lo que otros hacen sino que ellos van a ser el centro de atención", manifiesta Moctezuma.

"Ese es uno de los puntos fundamentales de nuestra filosofía. Samuel Ramos decía que un problema grande del mexicano es que tiene un complejo de inferioridad. Eso es algo que estamos rompiendo de manera frontal, porque lo primero que ellos elevan es su autoestima" agrega.

Moctezuma asegura que esta clase de programas son esenciales para reducir la violencia en México, ya que la mayoría de esos niños en las tardes no tenían ocupación clara y se la pasaban en la calle, pero el hecho de que practiquen algo tan bello los cambia no solo a ellos sino a todos los que los rodean.

"Mucho de ellos nos han dicho que su vida es un antes y después de estar en la orquesta. Muchos han dicho que su orquesta es su nueva familia porque han encontrado allí valores…ellos aprenden trabajo en equipo, la búsqueda de la excelencia, la disciplina", afirma.