Ricardo Salinas Pliego

Ricardo Salinas Pliego es un empresario mexicano, Fundador y Presidente de Grupo Salinas. Es un hombre cuyas convicciones y pensamiento se reflejan claramente en su obra así como en sus actividades empresariales. Es un hombre de familia, forjado en el valor del trabajo, la tenacidad, el esfuerzo y la pasión para alcanzar los sueños. Se considera un optimista nato.
"Tenemos la obligación de imaginar un mejor futuro y después buscar la forma de llegar a él."
Noticias
regresar

Se inaugura “Una Génesis Para la Paz” de Jiménez Deredia

  • Ricardo B. Salinas, Presidente de Grupo Salinas, comprometido con el arte y la cultura universal, apoya la exposición en México del artista costarricense Jorge Jiménez Deredia
  • Destaca Rafael Tovar y de Teresa el esfuerzo de enormes voluntades para la realización de esta muestra, “en particular la de Ricardo Salinas Pliego quien siempre es el más entusiasta y el más “apoyador” en nuestras iniciativas culturales”, enfatizó

México, D.F., a 27 de noviembre de 2015.- “Para Grupo Salinas es muy importante impulsar iniciativas como la exposición “Una génesis para la paz” que nos permiten apreciar los valores del arte contemporáneo y ancestral. El artista ha querido trazar con su arte un camino humanitario de reflexión por la paz en estos tiempos tan marcados por la violencia”, comentó Ricardo B. Salinas, Presidente de Grupo Salinas, en el acto inaugural de dicha muestra escultórica del artista Jorge Jiménez Deredia, que será exhibida en una ruta cultural que abarca de la explanada del Palacio de Bellas Artes hasta la Plaza de la República.

“En lo personal es una gran satisfacción haber podido contribuir con nuestro pequeño grano de arena para que esto suceda”, finalizó en su intervención el empresario quien estuvo acompañado por Rafael Tovar y de Teresa, Presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes; María Cristina García, Directora del Instituto Nacional de Bellas Artes; Eduardo Vázquez Martín, Secretario de Cultura de la Ciudad de México; Jorge Jiménez Deredia, escultor; María Eugenia Venegas, Embajadora de Costa Rica en México; José Luis Martínez, Secretario de Asuntos Internacionales de CONACULTA y Laura Chinchilla, Ex Presidenta de Costa Rica.

Al tomar la palabra Rafael Tovar y de Teresa, reconoció el papel fundamental que juega Grupo Salinas a través de Fomento Cultural en los diferentes proyectos culturales que se realizan en México. “Se sumaron enormes voluntades e iniciativas el día de hoy y quiero destacar una en particular, la de Ricardo Salinas Pliego, quien siempre es el más entusiasta y el más “apoyador” de nuestras iniciativas culturales, destacó.

La muestra “Una génesis para la paz” está conformada por 15 esculturas monumentales de mármol y bronce de hasta seis toneladas de peso del escultor costarricense Jorge Jiménez Deredia, acompañadas de aforismos escritos por el propio artista.

Para Jiménez Deredia, es la primera vez que muestra su obra en México. En otros países ha presentado la llamada ruta de la paz, proyecto continental que inició en Canadá y terminará en Tierra del Fuego, y el cual se desarrolla en nueve etapas.

Cada pieza de “Una génesis para la paz”, explica el escultor, se compone de cuatro elementos alineados entre ellos y constituyen una sola obra que representa la transformación de la materia.

Acerca de su teoría, aseveró: “Todos somos polvo de estrellas en transmutación y nos estamos transformando con todo el universo. Las estrellas nacen, crecen y mueren, al igual que nosotros, porque estamos en un proceso de participación cósmica.

“La génesis representa los diferentes estados del tiempo y espacio de esa transformación de la materia. Mi exposición se llama Una génesis para la paz porque cuando se entiende el universo no se tiene que quitarle nada a nadie, ni destruirse a sí mismo ni a la naturaleza”.

Con un lenguaje en ocasiones filosófico, Jiménez Deredia dijo que “la verdadera paz es cuando uno se encuentra a sí mismo y su ubicación en el universo. Este es el mensaje que quiero transmitir con la muestra: hacer el esfuerzo de encontrarnos a nosotros mismos y a nuestro destino humano y cósmico”.

Afirmó que resulta esencial que Una génesis para la paz se presente en México, debido a que dos de las etapas de una ruta por la paz pasan por nuestro país. “La intención es dar un mensaje de paz en el proceso de globalización que contenga las identidades de América, sin ser una copia de los movimientos globalizados que no toman en consideración las identidades culturales de los pueblos.”

“Para mí, la globalización no quiere decir homologación. La hipótesis de Una génesis para la paz es proponer una vía alterna a la globalización o una manera de vivirla diferente”.

Comentó finalmente que cada escultura irá acompañada de aforismos escritos por el propio Jiménez Deredia. Entre ellos se encuentran los siguientes: “Para ser un escultor hay que pensar como un filósofo, proyectar como un arquitecto y trabajar como un albañil”, “La escultura consiste en trabajar la materia, comer el polvo y trabajar la arcilla. Miguel Ángel lo había dicho y yo lo tomo como herencia”, “No es suficiente crear una gran idea, hay que trabajarla” y “Quien escucha el silencio escucha el sonido más profundo, el que viene del alma”.